SOSIEGO por Flor Cisneros

DESDE NORUEGA CON AMOR, por Lampinho Da Bahia

Hay gente que elige y, a su vez, es elegida por el lugar. En estos casos las raíces crecen indepen- dientemente del lugar donde residan. Así es la relación de los noruegos Alexander Vik y su mujer, Carrie, con Punta del Este.

Todo comenzó y sigue, con unas semanas de verano. Vinieron por primera vez en 1988 de visita a casa de unos parientes. Y esa práctica nunca más se abandonó, sino que se repite año a año.

¿Y las raíces? Bueno, primero compraron una casa en La Barra, con la intención de disfrutar cada verano. Después, adquirieron una estancia, con los mismos nes. Al poder disfrutarla sólo por unas semanas, creyeron que tenían que compartir la belleza del lugar con todo el mundo. Así surgió Estancia Vik, un resort de lujo que nace por el

amor a este país y la voluntad en que los demás también puedan disfrutar de ese lugar que los enamoró. Después, vinieron Playa Vik (lo armaron junto al reconocidísimo arquitecto uruguayo Carlos Ott), Bahía Vik (un lujosísimo complejo de Bungalows), y el parador La Susana, así llamaban a su madre toda la familia mientras vivió en la década de 30 y 40 en Uruguay.

Y cuando las raíces toman fuerza, las relaciones con el lugar se expanden. Y es los que pasa en estos emprendimientos donde, independientemente de las distintas propuestas de servicio, tienen como factor común obras de arte de artistas uruguayos. La pasión y el exquisito modo con la que llevan adelante sus proyectos, convierten a Alex y Carrie en dos auténticos noruegos esteños.

2018 ©️ #RevistadePunta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *